Baión en Fa.

‘Festival Cueva de las manos 2017′ (grabación casera de Ipad). Chino Contreras (guitarra) Sandro Padilla (bajo) Roly Mirol (percusión) Nelson Ortega (acordeón) y Tanya Veloso (coros).

La Ruta de la Seda.

ruta

En 2013 el presidente  de la República Popular China , Xi Jinping,  anunció la Iniciativa de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional. Según sus palabras, “Hace más de dos milenios, las personas diligentes y valientes de Eurasia exploraron y abrieron nuevas vías de intercambio comercial y cultural que unían las principales civilizaciones de Asia, Europa y África, colectivamente llamadas ruta de la seda por generaciones posteriores”.  Este año se realizó el Foro donde participaron líderes de todos los países. OBOR, por sus siglas en inglés, “One belt, one road” (Un cinturón, Una ruta) se basa en el espíritu de las antiguas rutas, es una red transnacional que conecta principalmente a Asia con Europa y África, con el objetivo de promover el desarrollo común entre todos los países involucrados; habrá una ruta marítima paralela, es decir, habrá un cinturón de agua y de metal.

Recuerdo las pesadas caravanas / Y las nubes de polvo en el desierto. (Tamerlán (Borges, 1971)

 

En la Ruta de la Seda (en la ruta imaginada) caben infinitas caravanas. Todavía no terminan de llegar ni acaba de partir la última fila de camellos. Todavía no se completó la carga del último carruaje. Ni del último barco. No nació todavía el último jinete. Todavía no se corta el cordón de seda azul que une los extremos. Dice Borges en el prólogo de Descripción de un Reino: “Marco Polo sabía que lo que imaginan los hombres no es menos real que lo que llaman la realidad”. Los espacios imaginarios y los espacios reales (la geografía) están tejidos entre sí. El viaje es, tanto trasegar la ruta y el polvo como andar por los libros (como anduve yo) en busca de la Torre de Bukhara. Debo seguir buscando, pero cuando la encuentre, cuando lea el texto, no estaré todavía en esa torre.

En el rostro de algunos de los soldados de terracota que guardan el sepulcro de Qin Shi Huang Di, podríamos reconocer, tal vez, al hombre que cabalgó de Xi’an hasta Constantinopla. En algún otro, al soldado que navegó en las caravanas marinas del Océano Índico siguiendo los monzones. China es tan paradójica como la Ruta y la Muralla.

La ancha red del mundo (www) tiene infinitas referencias a la Ruta. Se podría establecer un comienzo dos mil años antes de Cristo y darle una distancia de ocho mil kilómetros; sus diversas rutas comenzaban en Xi’an, China, y pasaban por diversas ciudades hasta llegar a Constantinopla. Las rutas, en sí mismas, no tienen nombre (están). Las de la Seda fueron, antes, la Ruta del Jade, pero nadie sabe si sus contemporáneos la llamaron así o si ni siquiera le dieron una nomenclatura específica. Nadie puede decirnos cuándo emprendieron el viaje los primeros mercaderes. En ese tiempo, creo, sólo sabían que se viajaba hacia el Oeste.

Una ruta de agua y de metal

Los nombres de Xi’an, Samarcanda, el color el sabor y el olor de las viejas ciudades, de los mercados, de la arquitectura, están adentro de la literatura, junto con la caída de Constantinopla. Pero la pulsión por el viaje es perpetua; la presión de las mercaderías, la demanda y la oferta, el determinismo del hombre por llegar (y volver), siempre establecerá la ruta ya sean terrestres, marítimas, aéreas o digitales.

“Del mismo barro”

Del Mismo Barro Presenta: Hector Raúl El Gato Osses

(Entrevista de Daniela Mancilla Provoste por LU14 RadioProvincia de Santa Cruz).

Escritor y músico patagónico.
Una de la las figuras mas importantes de la cultura de santa cruz. “Un hombre común, simple barro con aliento que es un cántaro de amor y es barro y es alfarero” porque ha sido creador de la geografía patagónica en cada una de sus canciones y sus publicaciones.

https://ar.ivoox.com/es/gato%20osses_sb.html?sb=gato%20osses

Esta tierra era de Dios.

 

tan

Que esta tierra era de Dios / mi padre me dijo un día

que era de Dios y era mía / y no tenía patrón

dijo no ver la razón de tener miedo que alambren..                                     

  (“Alambrado de veranada” letra de Marcelo Berbel) 

          Cincuenta años atrás Marcelo Berbel sabía, con la sabiduría de los músicos populares, que el alambre llegaría como un tajo a esa tierra de Dios. Sabía que el latifundio se haría cargo de la tierra de Dios y que, además, “suerte que el cielo está encima sino también lo alambraban”.

Américo Vespucio, en 1501, fue el primero en escribir sobre los hombres que después llevarían el gentilicio derivado de Américo (americanos); anotó: “Entre ellos no existe la propiedad privada porque todo es comunal. No tienen fronteras ni reinos ni provincias….”

¿Haría falta decir algo más en una nota para un diario online? La tierra no está parcelada según la cosmovisión de los pueblos originarios (ni siquiera sé si está bien dicho “pueblos originarios” y dudo de la palabra “cosmovisión”).

La tierra es parte del todo. El hombre es con la tierra, está mezclado amalgamado unido involucrado con la tierra. El agua, el árbol, el animal son parte del todo. Leamos la carta del jefe sioux: http://www.paginapopular.net/carta-del-jefe-sioux-seathl-a-franklin-pierce-presidente-de-los-estados-unidos/

Dice Julio Vezub, doctor en historia, investigador del CONICET: “El registro arqueológico y genético identifica la continuidad poblacional a ambos lados de la Cordillera, y muestra la existencia de ancestros mapuches en Neuquén y la Pampa Central desde hace al menos 1000 años de antigüedad.”

Dice también: “En lugar de “gran invasión”, debería hablarse de intensificación de las migraciones, o sedentarización mapuche en las pampas, que fue un proceso previo a 1833. Data de las revoluciones de independencia y el desmoronamiento del Imperio Español, y se refuerza con el acuerdo entre Calfucurá y Rosas que le permitió a ambos un nuevo sistema de control territorial del sur bonaerense apoyado en los lazos parentales preexistentes entre poblaciones pampeanas y cordilleranas de distintas etnias”. El documento que cito es una respuesta de Vezub  a una serie de afirmaciones que realiza un periodista no especializado. Le agradezco que lo haya compartido conmigo. Este es un link donde pueden leer el documento completo: https://1drv.ms/w/s!Art5u8ZzEI2QnlhWoGzvB2z4xwL5

Pero en todo caso, para los que creen que hay indios chilenos e indios argentinos, recordemos que la campaña de Roca no se realizó, precisamente, para expulsar a los “extranjeros” y entregar la tierra a los “indios argentinos”. Enarboló el Remington y no hizo distinción de etnias. De regreso a Buenos Aires, las tierras fueron asignadas a influyentes personalidades, algún general y algún coronel. Los soldados, fueron a parar al bando de los perdedores y los grandes caciques al Museo de La Plata, vivos o muertos.

 

 

 

Reportaje de “Crónicas de Radio” (Radio Crónica 102.1, C. Rivadavia)

 

 

Gato 2014 2 (2)

 

https://www.facebook.com/154396101248193/videos/307700949249277/?fref=mentions

 1 2 3 4 5 6 7 ... 36 37 38 >>>