Bárbaros, bandidos y rebeldes.

Bandidos1Bandidos

 

 

 

 

Estos últimos cuatro jueves, el investigador Dr. Hugo Chumbita dio un curso sobre el tema  en el marco de la Cátedra Libre de estudios de Arte, Historia y Sociedad en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). En el cierre, canté una milonga cuyo autor y compositor es Ángel Hechenleitner, de Carmen de Patagones. La grabamos en Viedma, en el año 2007.

“Milonga por Molina” hace mención a José Molina, quien junto con sus gauchos, fue protagonista principal en la defensa de Carmen de Patagones cuando la Escuadra del Imperio de Brasil intentó tomar ese puerto  (1827). El fracaso de los invasores fue total. Perdieron todo: naves, armas y pertrechos. El comandante Shepherd que conducía la infantería de marina murió también en el combate.
Hechenleitner sostiene que Molina no fue citado en los partes de la defensa de Carmen de Patagones aunque José Juan Biedma lo nombra en su libro sobre el territorio. Ver: <http://www1.rionegro.com.ar/diario/cultural/2008/03/22/11926.php

Hugo Clumbita lo menciona en su libro “Jinetes Rebeldes” y durante su exposición en el curso,  lo citó como Capitán Molina. Allí surgió la idea de cantar la milonga. Conozco datos sobre los últimos diez años de vida de José Molina. En 1820 el Gobernador de Buenos Aires, Martín Rodriguez, allanó la estancia “Miraflores” de Francisco Ramos Mejía. Molina (que era capataz) alcanzó a huir de la matanza y se refugió en las tolderías de indios amigos. Dicen que participó en un malón que arrasó con Dolores. Pero su prestigio de baqueano hizo que, al final, el General Rauch le consiguiera un indulto y lo nombrara como Capitán de Baqueanos de las milicias. Vairoleto buscaba un indulto y Moreira también. No lo consiguieron.

Los planes de invadir Patagones ya eran conocidos pero Buenos Aires (que sufría un bloqueo) no estaba en condiciones de enviar refuerzos. Se dice que José Molina llegó a Patagones enviado por Rauch como único aporte a la defensa. Lo cierto es que a pesar de haber sido un destacado comandante de la victoria, no fue reconocido. Dice Hechenleitner, “la historia es mezquina con los gauchos”; se pregunta qué apellido hay que tener para entrar en “esa lista” (la de los defensores). Por último -y la conozco- pregunta quien eligió a la calle que dura una cuadra donde se homenajea a un tal G. Molina. ¿G. Molina será José Molina? Acá podemos escuchar la milonga:

http://gato-osses.com/milonga-por-molina/