Patagonia, ficción y realidad. Segunda Edición.

patagonia-ficcion-segunda-edicionLa edición de ZAGIER&URRUTY Publications se agotó a fines del año 2011. De ahí en adelante estuve buscando editor hasta que, por fin, llegamos a un acuerdo con Remitente Patagonia, de Trelew.

El texto que leerán ahora tiene algunas inserciones puntuales que no modifican sustancialmente el anterior.  Durante el año 2010 viví en China unos ocho meses. En el Instituto Cervantes de Pekín encontré un libro cuya edición en español no había aparecido en nuestro país: “1421 el año en que China descubrió América”. El autor es un marino inglés, Gavin Menzies. En esta edición entonces, en el mismo capítulo que se habla de Vespucci, Magallanes y otros, se incluye un texto referido al Almirante eunuco Zheng Hé, a quien Menzies le atribuye el verdadero “descubrimiento”.

En las lecturas realizadas para la primera edición, no apareció el origen del nombre del hijo de Casimiro, Sam Slick. En esta oportunidad creo haber encontrado la solución y hago una apuesta concreta. Espero que este libro circule como el otro: de mano en mano.

 

Duelo de titanes

 

duelodetitanes

Muchos caballos quedaron sin jinete

La tarde en que se armó

tremenda tremolina en Tombstone.

Wyatt salió ileso y “Doc”,

apenas un rasguño en el brazo.

 

Mientras esperaba que se hiciera la hora de ir a la Escuela 12, en Perito Moreno, vi “Duelo de titanes” en la casa de mi hermana. El tiroteo en el “O.K. Corral”, Tombstone,  fue  verdadero. Ocurrió el miércoles 26 de octubre de 1881 cerca de las 14.30; ha sido llevado al cine muchas veces. A mí me gusta esta versión, con Burt Lancaster y Kirk Douglas,  y me gusta el título que ha permanecido (incólume) en la memoria de los que aman el western.

Dicen que fueron sólo treinta segundos de balazos. Tres muertos en el bando de los malos y tres heridos en el grupo de Burt Lancaster y Kirk Douglas. Yo conocía la historia real y sabía que los muertos de la película habían muerto en la realidad pero,  en el momento del tiroteo, me di cuenta de que me preocupaba por los caballos que estaban atados a las barandas del corral, asustados por los disparos.  Ante cada acierto de las pistolas, uno de ellos quedaba sin jinete y con la montura puesta.

Uno cree que los caballos no saben.

El caballo sufre una larga incertidumbre desde el momento en que el jinete se baja y lo deja atado. Si entra al boliche ya sabe que la espera será larga. Si lo deja oculto en la noche para realizar una visita furtiva, volverá enseguida (si tiene suerte; en esas visitas nunca se sabe). Si pertenece a un bandido es probable que éste lo haya entrenado para dejarlo “con las riendas arriba”, es decir, se quedará allí donde lo dejen listo para la fuga apresurada.

Para las esperas interminables, para los días y noches sin agua y sin pasto, para el calor de los recados sin quitar, para los que quedan sin dueño en los tiroteos o en las visitas furtivas, para todos existe una salida: “los caballos atados, vuelven a la luna, galope tendido”. (2)

 

1. “Duelo de titanes” Película (1957) Director: John Sturges. Intérpretes: Burt Lancaster, Kirk Douglas,                  Rhonda Fleming, Jo Van Fleet.  http://es.wikipedia.org/wiki/Wyatt_Earp

2. Zamba del Carnaval, Cuchi Leguizamón.

 

 

El viaje más largo

Gato Remitente1

Si mi viejo viviera, hoy tendría 103 años (había nacido en 1911, un año después de que el Cometa Halley “pasara de largo”). La certeza de la destrucción de la Tierra desató una pulsión irresistible; y en esos tiempos conceptivos el boom del año 11 fue tremendo.

En estos días de septiembre voy a comenzar con las presentaciones de la segunda edición de “Patagonia, ficción y realidad”. Septiembre (y abril también) son dos meses evocativos, de brisas de memoria, agua de recuerdos (gotas que quedan pegadas al alambre, se alargan y tardan en caer). Fechas que aparecen en la bruma y que resultan familiares. Aromas que no se despegarán jamás del memorioso olfato. Sonidos registrados en el USB del tímpano, el yunque y el martillo.

Un 6 de septiembre, hace 492 años, la Nao Victoria regresaba a España luego de dar la vuelta al mundo. La región patagónica había ingresado a los mapas con nombre y apellido. Habían visto los gigantes porque necesitaban ver a alguien gigantesco. Navegaron el Estrecho presentido por los geógrafos y cartógrafos desde Tolomeo en adelante y encontraron el modo de llegar hasta las especias navegando siempre hacia occidente. Portugal había intentado sabotear el viaje por todos los medios, pero fue un Almirante portugués quien realizó, en nombre de España, ese viaje paradigmático. Se terminaron las discusiones: la Tierra era redonda.

Dice Galeano en un párrafo que incluyo en esta nueva edición: “Nadie los creía vivos, pero llegaron anoche”. Era el 6 de septiembre de 1522. Hace, casi, quinientos años la Patagonia ingresaba al imaginario del llamado Viejo Mundo. Desde hace cinco siglos todavía Occidente cree que la Patagonia es una tierra de fantasía donde, en algún lugar, está Trapalanda y que en cierta elevación de la meseta los Templarios escondieron un tesoro. Que Hitler se escondió en la Patagonia y que los ricos del mundo están comprando agua y medio ambiente sano (lo cual es cierto).

Un Capitán de Navío inglés asegura que el Almirante chino Hong Bao navegó el Estrecho noventa y ocho años antes que Magallanes.

No sé. Este día de septiembre trata de embarullarme con semillas voladoras y con canto de calandrias. Pero me aferro al recuerdo de mi viejo, y a la llegada de los viajeros que realizaron la primera vuelta al mundo.

22 de agosto: recién recibí mi libro (2a Edición). Las primeras presentaciones serán en Perito Moreno y Puerto Deseado.

22 de agosto: recién recibí mi libro (2a Edición). Las primeras presentaciones serán en Perito Moreno, Pico Truncado y Puerto Deseado.

La FM 98.7 presentó, “Nosotros los patagonicos”

 <<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>>