la patagona

magia del tiempo, ríos que pasan, agua sin fin
canto sumergido buscando el aire para vivir

hilo y urdimbre, acento y timbre de voz y piel
un canto que vuela buscando el aire para crecer

guarda en su trama madera y llama, fuego y carbón
un canto que arde en el misterio del socavón

Ay la Patagona… que vino a nacer
en el territorio que cruza el viento: azul tehuel

brasa dormida, brasa perdida en la eternidad
mi canto despierta buscando el cielo para brillar

flecha de un arco ya disparado en la antigüedad
este canto viene desde muy lejos, de muy allá

grito redondo un alarido de inmensidad
la patagona es un espejismo de cielo y mar