El viento llega a las doce.

Nuno y GatoConversamos un rato largo (el otro día) con el Nuno Mancilla.
Hablamos, en idioma santacruceño, de cosas invisibles, de momentos, del viento, del asado, de las vacas de la Península y de la salmuera.

La salmuera con pimentón no es santacruceña. Si tiene ají molido o cualquier otra especie de especia, no es santacruceña. La salmuera que se usaba (al mismo tiempo, por ejemplo) en el Lago Buenos Aires, en Cañadón León y Lago Argentino se hacía con sal gruesa, ajo y agua tibia. Nada más.

Y el viento llega a las doce.